23 de marzo de 2006

24 de Marzo




Los viejos amores que no están,
la ilusión de los que perdieron,
todas las promesas que se van,
y los que en cualquier guerra se cayeron.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
con el color de sus nacimientos,
el hambre y la abundancia que se juntan,
el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

Dos mil comerían por un año
con lo que cuesta un minuto militar.
Cuantos dejarían de ser esclavos
por el precio de una bomba al mar.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

La memoria pincha hasta sangrar,
a los pueblos que la amarran
y no la dejan andar
libre como el viento.

Todos los muertos de la Amia
y los de la Embajada de Israel,
el poder secreto de las armas,
la justicia que mira y no ve.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

Fue cuando se callaron las iglesias,
fue cuando el fútbol se lo comió todo,
que los padres palotinos y Angelelli
dejaron su sangre en el lodo.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser
libre como el viento.

La bala a Chico Méndez en Brasil,
150.000 guatemaltecos,
los mineros que enfrentan al fusil,
represión estudiantil en México.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

América con almas destruidas,
los chicos que mata el escuadrón,
suplicio de Mugica por las villas,
dignidad de Rodolfo Walsh.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

La memoria apunta hasta matar
a los pueblos que la callan
y no la dejan volar
libre como el viento.

4 comentarios:

Kico dijo...

Gaby:
El jueves 23 estuve en la Plaza de Mayo y te aseguro que se me aflojó hasta el último moco cuando Leon cantó este tema. Otro punto muy emotivo fue cuando Teresa Parodi cantó "El angel de la Bicicleta", también de Leon.
Había de todo en la Plaza, desde sobrevivientes y sus hijos, hasta rolingas fumados que se fueron cuando confirmaron que La Renga no iba a participar del evento.
Viendo eso y a algunos chetos que estaban enojados porque Vicentico iba a actuar muy tarde, o a las hinchadas de River y Boca puteandose en el minuto de silencio por los desaparecidos, me pregunto:
Habrá servido de algo que 30.000 tipos se las jueguen por este país?

Sigo pensando que somos un país de negros de mierda y por algo nos pasa lo que nos pasa.

Eso, hoy estoy par atras.

Un abrazo

Kico

Gabriel dijo...

Como dijo nuestro viejo y conocido Pablito Rojo, el facho mayor: NO ENTENDIERON NADA


Lo tuve que citar. Cuando tiene razón, tiene razón

Kico dijo...

Me agarré el izquierdo!!!

espero haberlo hecho antes determinar de leer su nombre :$

pttlc dijo...

Lo peor de muchas cosas es eque la gente se olvida demasiado rápido de todo, bah, no se olvida, se hace la boluda que es peor, acá la única unidad nacional se da cuando le ganamos un partido de cualquier cosa a Brasil o a Inglaterra, o cuando nos meten el dedo en el c..., perdón , la mano en la cuenta del banco, después es un sálvese quién pueda, como siempre.
Nadie se juega las pelotas por nadie y menos si hay uniformes de por medio, toda la vida nos metiron miedo con los sables y la biblia, y se nos hizo carne y eso es malo, las cadenas de la mente no se rompen tan fácilmente como las de las manos.