28 de abril de 2006

Como dijo el loco Byrne...

18 de abril de 2006

Luciano - Su léxico



Ahora sí que cagamos! (cuando algo se rompe o cae, hecho muy común en su cercanía)
Lucas puto! (imprecación a su amigo Lucas)
Tio Gery Puto! (imprecación a su tío Gerardo)
Uacho puto! (A Aníbal, Emiliano o Emanuel, padre y hermanos respectivamente de Pamela)
Loígo puto! (imprecación a su amigo Rodrigo)
Puto! (imprecación comodín)
Trola! (a Yor)
Y quien es ese boludazo que está hablando? (cierta vez que sonaba un ring tone de Paolo en el celular de Nacho)
Callen un momento! (cuando conversamos en las cercanías del tele, viendo los libu)
Papá (o Mamá): Te quiero mucho (post o pre cagada)
Casssssi me mato, la connnncha de su madre! (cuando se le vino encima el triciclo de arriba de un baúl)
Con la coNNcha (al preguntarle con que se está tapando) Con la coLcha? -No! con la coNNNNcha
Ésta!! (agarrándose las partes y en respuesta a un agravio, por lo general proferido por Pamela)
La puta que LA parió! (cuando se corta el cable, cuando se cae algo, cuando se rompe algo, cuando algo no le sale bien, etc)
Libu, papá -o mamá.(cuando quiere ver los dibus... o sea, a cada rato)
Grashianosvemos (y cerrando la tapita de su Sony Ericson Z300 (h)

15 de abril de 2006

Boni´s way (Al estilo de Boni)

This talk of liberation makes me want to go lie down
under the covers 'til the terror of the unknown is gone

I am totally short of breath for you

How soon will I be holy?
How much will this cost guru?
How much longer till you
completely absolve me?

How 'bout getting off of these antibiotics?
How 'bout stopping eating when I'm full up?

Are you still mad that i threw in the towel?
Are you still mad that i gave up long before you did?
Of course you are

I'm in the front row the front row
with popcorn
I get to see you see you close up

I was hoping I was hoping
we could dance together
I was hoping I was hoping
we could be creamy together

Thank you terror
thank you disillusionment
Thank you frailty
thank you consequence
Thank you thank you silence

you were my keeper
you were my anchor
you were my family
you were my saviour
and therein lay the issue
and therein lay the problem


would it be whining if I said
I needed a hug?


how 'bout me not blaming you for everything?
how 'bout me enjoying the moment for once?
how 'bout how good it feels to finally forgive you?
how 'bout grieving it all one at a time?

so here we both are battling similar
demons (not coincidentally)
you see in getting beyond knowing it
solely intellectually you're not relinquishing
your majestry
you are wise you are warm
you are courageous you are big
and I love you more now than I ever have
in my whole life

I've held you up like a deity
like you're the sole owner of wings
this unrequited tunnel vision
and I wonder why I've not been writing

I would not have discredited
every one of their compliments
it was your approval I wanted
your congratulations

Does HE know how you told me you'd hold me
Until you died 'til you died?
But you're still alive!


the moment I let go of it was
the moment I got more than I could handle
the moment I jumped off of it was
the moment I touched down

I'm free but I'm focused
I'm green but I'm wise
I'm hard but I'm friendly baby

several hours and several ways
I'll feast on scraps thrown from you

Don't be alarmed if I fall head over feet
Don't be surprised if I love you for all that you are
I couldn't help it
It's all your fault

how 'bout unabashedly bawling your eyes out?
how 'bout not equating death with stopping?

I have as much rage as you have
I have as much pain as you do
I've lived as much hell as you have

the truth is whenever I think of the early 90's
your face comes up with a vengeance
like it was yesterday

that I would be good
whether with or without you


let's discuss things in confidence
let's be outspoken let's be ridiculous
let's solve the world's problems

I remember vividly a day years ago
we were camping you knew more than
you thought you should know
you said "I don't want ever to be brainwashed"
and you were mindboggling you were intense
you were uncomfortable in your own skin
you were thirsty but mostly you were beautiful

I realize we won't be able to talk for some time
and I understand that as I do you
the long distance thing was the hardest
and we did as well as we could
we were together during a very tumultuous time
in our lives I will always have your back
and be curious about you and your career
and your whereabouts

I love you when you dance
when you freestyle in trance

you and I we're like four year olds we want to know
why and how come about everything
we want to reveal ourselves at will
and speak out minds
and never talk small and be intuitive
and question mightily and find god
my tortured beacon
we need to find like-minded companions

you loved us more than
we could've love you back
where was your ally your partner
in feminine crime?
oh mother who's your buddy
oh mother who's got your back

for trying to fit a rectangle into a hole
To whom do I owe the biggest apology?
No one's been crueler than I've been to me
I'm sorry to myself
My apologies begin here before everybody else

we need reflection we need
a really good memory
feel free to call me a little more often

you've been nothing but open hearted
and emotionally available and supportive
and nurturing and consummately there for me
I kept drawing you in and pushing you away
I remember how beautiful it was to fall
asleep on your couch and cry in front of you
for the first time you were the best platform from
which to jump beyond myself
what was wrong with me

Well, I wonder which crime is the biggest ?
Forgetting you or forgetting myself...
Had I heeded the wisdom of the latter
I would've naturally loved the former

I thought we'd be sexy together
thought we'd be evolving together
I thought we'd have children together
I thought we'd be family together
but I was sadly mistaken
if I had a bill for all the philosophies I shared
if I had a penny for all the possibilities I presented
if I had a dime for every hand thrown up in the air
my wealth would render this no less severe
I thought we'd be genius together
I thought we'd be healing together
I thought we'd be growing together
thought we'd be adventurous togheter
but I was sadly mistaken
thought we'd be exploring together
thought we'd be inspired together
I thought we'd be flying together
thought we'd be on fire together
but I was sadly mistaken


Ooh this could be messy
But you don't seem to mind
Ooh don't go telling everybody
And overlook this supposed crime

'Cause the joke that you laid in the bed that was me
And I'm not gonna fade
As soon as you close your eyes and you know it
And every time I scratch my nails down someone else's back
I hope you feel it...well can you feel it

We all had our reasons to be there
We all had a thing or two to learn
We all needed something to cling to
So we did

what part of our history's reinvented and under rug swept?
what part of your memory is selective and tends to forget?

Well it's full speed baby
in the wrong direction
There's a few more bruises
if that's the way
you insist on heading

Well life has a funny way of sneaking up on you
when you think everything's okay and everything's going right
And life has a funny way of helping you out
when you think everything's gone wrong
and everything blows up in your face

I will suffer the consequence of this inquisition
If I jump in this fountain will I be forgiven?

We all had delusions in our head
We all had our minds made up for us
We had to believe in something
So we did

You cry you learn
You lose you learn
You bleed you learn
You scream you learn

You grieve you learn
You choke you learn
You laugh you learn
You choose you learn
You pray you learn
You ask you learn


So forgive me love if I cry in your shower
So forgive me love for the salt in your bed
So forgive me love if I cry all afternoon

there are no worries and certainly no pressure
in the meantime I'll live like there's no tomorrow

Soon I'll grow up and I won't even flinch at your name

I can feel so unsexy for someone so beautiful
so unloved for someone so fine
I can feel so boring for someone so interesting
so ignorant for someone of sound mind

these precious illusions in my head
did not let me down when I was a kid
and parting with them is like parting with a
childhood best friend

at that particular moment
I knew staying with you meant deserting me
that particular month was
harder than you'd believe but I still left

and I support you in your trusting
and I commend you for your wisdom
and I'm amazed by your surrender
in the face of threatening forces that I represent

we'd provide forums we'd all speak out
we'd all be heard we'd all feel seen

And you’re like a 90’s Noah.
And they laughed at you as you packed all of your things.
And they wonder why you’re frustrated,
and they wonder why you’re so angry.
And is it just me or are you fed up?

Papa laugh with your princess so that she will find
funny princes familiar.
Papa respect your princess so that she will find
respectful princes familiar.

Why do you say you are spiritual yet
you treat people like shit?

But that is not allowed
you’re uninvited
An unfortunate slight
I don’t think you unworthy
but I need a moment to deliberate.

12 de abril de 2006

La llorona

¿Así que acá también aparece la Llorona? Esa debe ser como Papá Noel, que tiene millones de imitadores en todo el mundo y ninguno termina siendo el verdadero. ¿Quién fue el que me dijo que había salido a dispararle y que estuvo así de alcanzarla? Nos contó que había sentido dentro de su propia casa esos gritos aterradores y que desde entonces, al recordar ese momentos, le cuesta pensar en otra cosa y poder dormir tranquilo.
Fue una fría noche de Julio, sentados en la sede del club, tomando unos Cinzanos los más valientes y unos cafés los más normales, cuando refirió lo que le había pasado aquella vez, a fines de Marzo pasado. Ya era bien entrada la madrugada cuando se despertó por unos ruidos. Nunca supo cuánto duró todo; en esos momentos uno no se pone a reparar en detalles como ver qué hora es, o vestirse para salir afuera... como cuando te sorprende un temblor de tierra. La cosa es que el amanecer los encontró a él y su esposa sentados a la mesa en silencio, con las manos rodeando una taza de café, los rostros demacrados y una expresión atónita. Siempre según su testimonio, esa noche le pareció sentir el clásico y molesto aullido de gatos en celo sobre los techos. Remarcó que “le pareció” porque cuando estás bien dormido y algo te despierta tus conciencia registra a partir del momento en que te despertás, no antes. En medio del sopor y el silencio de la madrugada, los maullidos que tanto se parecen al llanto de un bebé torturado fueron subiendo de volumen en oleadas, como si el viento los acercara y los alejara... pero no había viento, cuando hay viento hace ruido la veleta que le falta un poco de grasa en el rulemán.
Se levantó medio dormido todavía y atravesó tambaleando la pieza en medio de la oscuridad tratando de no despertar a su mujer que parecía no haberse enterado de nada y respiraba pausadamente apenas cubierta por la sábana. Se puso la remera y las pantuflas y fue hasta el aparador a tomar la honda y un par de piedras... quién sabe? por ahí acertaba a darle a algún gato, aunque son tan difíciles de agarrar, los hijos de su madre! La luz del farol de la calle, que está justo junto a la ventana del living, alcanzaba a iluminar la casa por las rendijas de la persiana por lo que no necesitó prender la luz. (-Qué raro... –pensó- ¿cuándo cambiaron la lámpara de la calle? Porque siempre había sido de esas que dan una luz ambarina, tirando al anaranjado, y ahora brillaba en un blanco casi azulado). Ya había alcanzado a agarrar la honda y estaba buscando piedras en el tarrito de lata cuando un alarido espantoso que llenó cada rincón de la casa le cortó la respiración y le hizo erizar la nuca. Antes de quedase paralizado por el susto sacó rápidamente la mano de la lata, pero se le enganchó un dedo en el borde y la tiró al piso. El ruido de la lata rebotando en las baldosas más el despelote de piedras desparramadas terminó de completar el cuadro. Inmóvil por unos segundos, sin poder reaccionar, tuvo un ligero mareo y comenzó a sentir en todo el cuerpo, la sangre que peleaba por circular toda junta y en cualquier dirección, impulsada por un frío torrente de adrenalina. Cuando todos los pelos de su cuerpo estuvieron de punta reaccionó. El alarido pareció haber venido de algún lugar dentro de la casa. Corrió a la habitación. Al doblar en la arcada del antebaño vio la blanca silueta emerger de la oscuridad del dormitorio. Los ojos prácticamente saliéndose de las órbitas, la boca abierta con una expresión de espanto, las manos hacia delante como queriendo sujetarse de algo que había en la penumbra, avanzando lentamente hacia él, semidesnuda -como dormía siempre- helada en el vano de la puerta de la pieza, su esposa alcanzó a preguntarle con todo el terror en la mirada y en la voz temblorosa “¿Qué fue?”
-No se... ¿No fuiste vos? –le dijo él con un hilo de voz. La acompañó de nuevo a la cama y ella se dejó guiar. Sentía el terror crecer con cada latido de su corazón. La sentó y alcanzó a decirle “quedate acá que voy a ver...” cuando sintieron un sonido como de pasos, como quien camina con patines de lana en un piso sin encerar, el frotar de trapos sobre una superficie áspera y hueca, a la vez que un resplandor como de soldadura eléctrica llenaba el lugar. Miraron aterrados hacia la salida del antebaño y volvieron a escuchar más fuerte y más cerca aún, otro grito desgarrador. El sintió que las uñas de su mujer se clavaban en sus antebrazos y que su corazón comenzaba otra carrera imparable al colapso. Soltó a su mujer y corrió hacia la arcada que comunicaba el antebaño con la cocina-comedor, en donde habían sentido los pasos. Estaba entregado y dispuesto a todo. Pero al llegar no había nada. Ya no era su corazón el que latía, era su cuerpo entero que galopaba y le hinchaba las venas de miedo.
Recordó rápidamente –es curioso como en momentos de angustia extrema se le cruzan a uno pensamientos que normalmente tiene cuando está al pedo- que siempre criticó a las películas de terror en las que las peores situaciones de espanto ocurren de noche o en lugares oscuros y nadie, pero absolutamente nadie en miles de películas, prende las luces. Entonces prendió la luz del comedor.
Respirando agitado todavía y escuchando los leves sollozos de su mujer en la habitación, corrió al lavadero y tomó la escopeta que siempre guardaba cargada. Ella reconoció los sonidos y los movimientos de su marido, supo lo que él estaba pensando hacer y le suplicó que se quede dentro y que llame a la policía, pero él no le hizo caso. Estaba por salir afuera cuando recordó que el baño era el único ambiente que no había revisado. Corrió hacia allí con el mango de la escopeta apoyado en el hombro, los caños hacia adelante listos a escupir perdigones y el dedo peligrosamente tembloroso en el gatillo. Pateó la puerta que rebotó contra el borde del inodoro haciendo un estruendo a madera rota y entró con la escopeta hacia delante. La luz que había en la casa ya alcanzaba para iluminar levemente dentro del baño. Si allí había algo o “alguien” ya lo hubiera visto sin tener que prender la luz del baño. Con la punta de la escopeta corrió de un tirón la cortina de la ducha... y otro grito volvió a paralizarlo. Esta vez lo sintió detrás suyo, en dirección al garage, saliendo por la otra punta de la cocina comedor.
-Es la Llorona -dijo ella al finalizar el grito y quedar la casa nuevamente en silencio. Sólo se oía la respiración agitada de él en medio del pasillo observando absorto a su mujer, sentada todavía en el borde de la cama, con una voz helada y firme y la mirada perdida en algún lugar entre sus ojos y la cómoda.
-Lo se porque el grito rodea la casa... la llena... viene de todos lados... –añadió.
El nunca supo lo que era estar en trance pero le pareció que eso mismo era lo que le pasaba a su mujer en ese momento.
-Cuando los gritos parecen venir del centro de uno mismo y de todo alrededor a la vez, se trata de la Llorona. -Volvió a decir ella sin emoción y con las lágrimas ya secas.
-Ma... ¿de dónde sacaste...? –repuso él (tano al fin) con fastidio y salió rápidamente de la casa.
Afuera el silencio era estremecedor. Habían callado los persistentes grillos y las ranas. Ni los perros de los lejanos vecinos ladraban. El viento parecía haberse refugiado en los galpones de AFA y para el lado del campo del Adolfo, una luz blanquecina, tenue, se desplazaba flotando entre la soja, zigzagueando y cambiando de inclinación como la llama de una vela movida por un viento helado que al fin pareció despertar y que comenzó a soplar leve y pesado cubriendo en pocos segundos el pueblo con una espesa niebla... extraña en esa época.

11 de abril de 2006

Vidas circulares II

Una espesa nube de amanecer se desliza a nuestro alrededor, fría, húmeda y fantasmal. Las aves de la noche callaron hace rato y ya los lúgubres graznidos son solo un mal recuerdo. Pero el zumbido persiste y lo va callando todo.
Momentos somnolientos en que la confusión de la realidad golpea sordamente con la tibia calma de los sueños desvanecidos. Te veo dormir a mi lado y el casi imperceptible ir y venir de la sábana que tapa tu pecho parece ser lo único vivo en la espectral madrugada.
Aprovecho.
Pero necesitaba todo esto junto, volver a este lugar y que vos duermas. Hace tanto tiempo que soñaba con vivir estas cosas una vez más!
Extiendo mi mano hacia el vaso de agua junto a tu lámpara de noche. Los ínfimos sonidos, las tenues visiones, los hormigueos, la sequedad de la garganta... todo, entra en un veloz túnel y al cabo de un instante impreciso comienza a detenerse lentamente y las cosas parecen más quietas y pesadas, cubiertas de terciopelo y atenuadas en sordos murmullos. El vaso viene a mí, se acomoda en mi palma abierta luego de volar -irreal- sobre tu rostro. Y ya el solo contacto con él desvanece todo al instante: el túnel se cierra, la luz regresa, tu respiración profunda vuelve a llenar el ambiente, los ecos de un lejano aleteo mueren en la celosía humedecida. Solo resta esperar que despiertes y me digas una vez más que soñaste que un vaso volaba sobre tu cabeza mientras dormías, que podías ver todo desde donde estabas pero que eras incapaz de moverte, ni de hablar, ni de armar ideas coherentes, ni mucho menos darte cuenta que nada fue un sueño.

8 de abril de 2006

Enjoy the silence...

Te lo cuento porque si bien fuiste vos -siempre vos y más que nunca vos- se diría que no estuviste y todo lo podemos llegar a considerar un capricho, menos del destino que de mi propia voluntad, de las pulsiones que nos llevan a lo que por fin terminó pasando. Las excusas no fueron más que eso, realmente nunca supe cuál fue el origen. Nos dejamos llevar, como siempre, por las palabras y las trivialidades y las informalidades, las cosas y los temas de todos los días. Nos encaminamos hacia la puerta, la abrí para salir, seguimos estirando la charla que es lo mismo que estirar el momento. No parabas de hablar, o al menos las pausas no eran lo suficientemente largas como para que en la vorágine tuviera lugar un ínfimo gesto de stop, de acá estoy. A la vez sabía que todo TODO dependía de mí. Ahora pienso que si me hubiera concentrado lo habría podido lograr. Pero no; decidí tomar el mando, que para algo estábamos los dos en mi propio escenario, en ese pasillo junto a la puerta, en el picaporte en mi mano derecha, en tu brazo en mi mano izquierda, en tus conceptos casi finales, de despedida transitoria... En un momento -mágico- decidí bajarme del carroussel y comencé a disfrutar de tu inercia de palabras y gestos mientras, quieto y en silencio, me caía en tu boca. Despacio, casi susurrando, comencé a decirte "hey... hey..." mientras mi presión en tu brazo aumentaba imperceptibles miligramos, mientras me acercaba cada vez más decidido a tu rostro y al microcosmos de tu perfume y tu pelo suelto. De repente congelaste tus palabras, me miraste sorprendida (no tanto) y confusa. Primero a los ojos. No encontraste mi mirada, que ya estaba perdida en tus labios, y quisiste leer mis mudos "hey..." Yo solo te llamaba callado, anhelante. Tu silencio y tus ojos que alternaban entre mi boca entreabierta y mis vista perdida en todo tu ser, en mi mano izquierda rodeando tu nuca, despacio, dejándome enredar en esa cabellera oscura, suave y torrencial, Ya no había escapatoria para ninguno, en mi mano derecha entornando de nuevo la puerta para que lo ajeno de la calle sea aún más afuera que el aquí adentro repentino universo limitado a vos y yo, a tu aliento por fin tan cerca, al temblor de mi pera, al brillo intenso de tus mejillas, a las pupilas dilatadas queriendo abarcarlo todo, comprenderlo todo, abrirse a todo, bienvenir lo nuevo y lo imprevisible? a la respiración entrecortada, temerosa de romper el encanto, al latir pesado y decidido de dos corazones casi detenidos, la sangre fluyendo rauda, despertando viejos mecanismos olvidados, desperezando aletargados instintos, llenando viejas cavidades en desuso.

Un beso tibio, húmedo, largo, desacostumbrado, graciosamente extraño, largamente reservado, lento, suave, tierno, delicioso, dulce, joven, maduro, a punto, a tientas, de a pasos cortos para no enredarnos, alejándonos de la puerta para refugiarnos tras la pared del pasillo, lejos del blanco incandescente de la calle, dentro del ardiente refugio de tu cuerpo pegado al mío, fundido en mí, abarcado por mí... deseado, soñado, memorizado centímetro a centímetro a fuerza de mirarte y mirarte y desearte y desearte.

5 de abril de 2006

Sentidos V

"Words like violence break the silence" Depeche Mode

Pink Floyd. García. Su voz adormecida. Un trueno lejano. Las olas. Sus gemidos. Freddy Mercury. Una mujer disfónica. Una Harley. La risa "gorda" de Luciano. El descorche de un buen vino. El Be Bop. El Funk.

1 de abril de 2006

Vidas circulares I

Es el riesgo que se corre al caminar a tientas, entre la niebla y el fragor que unas veces es del mar y otras del viento. Creí alejarme del peligroso acantilado en el que me había detenido vacilante, seducido y rechazado. Caminé sin darme cuenta por senderos circulares, aplastando la suave turba y congelándome los pies, pero no vi mis pasos repetidos ni sentí mis rastros desvanecidos. Muchas veces creí dar con la salida, pero los ínfimos rayos de luz eran invariablemente obliterados con una velocidad de burla. Su lógica se deshacía como polvo en el viento y las razones se derrumbaban en silencio; la inconsistencia de una verdad forzada y delirante caía por su propio peso. Y así, tras las huellas invisibles del sino inevitable, sobre mis pasos (y quién podría negar categóricamente “tras los pasos de otros también”?) y la omnipresente bruma, en una luz de crepúsculo eterna, descubrí nuevamente mis pies sobre la saliente, las olas anhelantes, la roca inamovible y en medio de ellas la furia y la violencia, la destrucción y la muerte, la venganza y el castigo. Y otra vez el vértigo seductor y las náuseas incontenibles. Otra vez el irresistible deseo del abismo y el vacío.