23 de febrero de 2006

Esto será siempre así...

Una vez me dijiste, casi molesta por mi situación en ese momento, que vos eras de cerrar historias y no de dejarlas abiertas. No fue tan así de tu parte y la cosa se dio vuelta, lamentablemente.
Otra vez me dijiste, bastante molesta por mi situación en ese momento, "ya veo que nunca vamos a ser dos". Tampoco fue así de tu parte, pero tampoco aclaraste que vislumbrabas dos "unos" por separado siendo que el miedo en esos momentos era un "tres" (de un lado, que después fue del otro).

Una vez me contaste lo doloroso que fue no poder despedirte de las personas que amabas, amigos, parientes y principalmente de esa mujer que tanto amaste y que tampoco tuvo la oportunidad de despedirse de vos. Ni parece que la fueran a tener (la oportunidad, digo). Hoy, ella y vos son dos almas desencontradas, errando en esferas dispares y con órbitas cruzadas... pero sin escapar a la grave (gravísima) gravitación que las une irremediablemente sin que, desde acá, desde esta tierra previsible, podamos saber los motivos superiores, el karma que las une.
Cada cual tiene un trip en el bocho -dijo García- y abro el paraguas antes que tildes esta similitud -lo que voy a decir- de banal o de distante años luz del ejemplo del párrafo anterior. Pero te podés imaginar siquiera lo doloroso que es para mi todo esto que estoy viviendo sin haber podido (sin quererlo aún, peleando porque todo esto no sea más que un mal sueño) despedirme de la mujer que más amé en la vida?
En eso estaba pensando hace un rato, cuando me preguntaste que me pasaba, si tenía sueño o si me había metido una pastilla. Estaba pensando en lo doloroso que es tenerte enfrente mío y no haber podido despedirme de vos como debió ser, en paz y a mano.

7 comentarios:

Kico dijo...

Gaby:

Nada muy interesante lo mío. Solamnete dejarte un abrazo interminable, y desear que las noches dejen de ser insomnes y que las pastillas dejen de ser una alternativa a los sentimientos (usadas o no).

Te quiero mucho! Los quiero mucho!

Un abrazo

Kico

Gabriel dijo...

Gracias Kicus!
Hace rato que las redondas dejaron de ser alternativas pero bueno, en su momento sirvieron. Las puertas a los (buenos) sentimientos ya están abiertas. Veremos que tránsito confluye...

Nosotros también te queremos, sabelo! =)

Kico dijo...

Gaby:
No me refería a que específicamente estuvieses papeado... quise decir que detesto el concepto de las pastillas como placebos para el alma. Es un tema que me toca de alguna manera y me mueve varias cosas.
Ojalá vendieran pastillas para no soñar(Gracias Sabina!), o pastillas Voluntex (Gracias Quino!). Quien descubra eso revoluciona la industria farmaceutica y me soluciona la vida. Asíq ue mientras la ciencia sigue durmiendo la siesta me las voy a tener que seguir apechugando solito... je!

Mis respetos

Anónimo dijo...

Por mi culpa, por mi culpa. por mi gran culpa...
...Quedándome o yéndome

Turca dijo...

Hola! Me encantó lo que leí... Pensaba si será ficción o no...
Te sigo leyendo.

Beso.

Gabriel dijo...

Turca: Gracias por pasar, chómese el chiempo que quiera (estuve escuchando un disco de David Lebón y me quedé pegado, vische?) y lea tranquila si le gustó.
El mismo Flaubert al ser consultado acerca de quien era en realidad Madame Bovary dijo: Soy yo! Y parafraseando a Dolina, "nuestras ficciones se nos parecen". Creo que no hay ficción que no lleve algo de nosotros, así que tómelo como mejor le asiente en la oportunidad que prefiera.

Turca dijo...

Esa respuesta de Flaubert me pareció maravillosa! Hasta me impulsó a comprarme la edición esa que sacó Página, de dos tomos... Voy por el segundo, me hiciste acordar que lo retome.

Besossssssssssss.