18 de enero de 2005

Anclado en Rosario

Duele un poco la cabeza, es inevitable, más sabiendo el calor de afuera, más empezando a extrañar antes de salir de este fresco momento, que alguien soñara eterno y no deja de ser solo un pedacito de arena cayendo.
Sabés qué hora es? Leíste lo que te dejé en la mesa?

Hace tiempo que el sol viene saliendo por la ventana de enfrente y el reflejo me despierta antes de tiempo. Y me duele la cabeza. Y se acabó la tirita de pastillas. No creo que vuelvas sobre tus pasos desde la puerta para callar al papelito que desespera sobre el mantel... o quedó bajo el control remoto? Ya es tarde, no?

2 comentarios:

Mafi dijo...

Ahora si las cosas dentro del mundo blogger van volviendo lentamente a la normalidad. Que bueno leerte !

Angelina® dijo...

Lo mismo digo: Ké bueno leerte.

No se porké asumo ke estás en el centro y ahí al menos no hay moskitos. Lucky you.