5 de mayo de 2006

Fuego


"Fueguitos" les suelen decir, al menos en el lugar de donde vengo.

Ampollas, aftas, llagas. Salen dentro de la boca, en las encías, en los labios.


Unos dicen que un virus, otros dicen que alguna comida te cayó mal, otros que producto de la fiebre...



Nada de eso.



Quiero que mis labios ardan.



Y quiero que vos también te incendies.

7 comentarios:

Kico dijo...

Como diría el finadito Morrison:

Come on baby light my fire...


Hoy si hay coincidencia!!!
Alcoyana-Alcoyana!

Un abrazo

Kico

Kico dijo...

Y siguiendo con las alegorías pirómanas... vamos con el Maestro Pro Papeleras Eduardo Galeano...


Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.- El mundo es eso - reveló-. un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con la luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay gente de fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas; algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende.


Kico

Turca dijo...

Estás en llamas, baby????

Gabriel dijo...

Kico: en todas esas cosas iba pensando mientras armaba el post -miserable, por cierto.
Pero como que me gustó decirlo con mis propias palabras, vio?

Turca: don't worry: the firetrucks are comin' up around the bend

Turca dijo...

I do not understad. I do not speak English... Sorry.

Y Gaby, donde anda?

yo... dijo...

Labios ardientes... Mmm...

Gabriel dijo...

sí tú... labios ardientes

no hay dercolina que aguante.
dicen que hay otras soluciones además de las farmacológicas, pero bue... es lo que hay