12 de julio de 2006

Patear el tablero:

Acción y efecto de mandar todo a la reputísima madre que lo parió y que se pudra el mercadito


1) Alguna vez "pateaste el tablero"?
2) Tenés pensado hacerlo?
3) Hoy por hoy, qué sería para vos "patear el tablero"?

Contame, dale.
Por supuesto que podés firmar como anónimo, aunque ciertas declaraciones con nombre y apellido ya son "patear el tablero" por sí mismas.
A los que elijan firmar como anónimos les sugiero (solo sugiero, todo queda a su criterio) que se numeren -anónimo1, anónimo2, etc- por si alguien quiere usar el derecho a réplica, para que puedan distinguirse.
Gracias por participar.

Juan: esto no es ni la sombra de tus encuestas, pero bue... La cosa se solucionaría si volvieras al ruedo. No te olvides que te esperamos.

5 comentarios:

pttlc dijo...

Patear el tablero es buenísimo cuando uno tiene presiones internas, especialmente, otorga una almoada mullida en donde dormir, o sea, una conciencia tranquila en donde recostarse a descandar, con la sensación de haber hecho lo correcto (o no) para con los demás, pero de seguro para con uno mismo, que es la principal persona con la que se debe estar de acuerdo en un todo si se quiere llegar a quere a alguien

Kico dijo...

Gaby:

La verdad no se si alguna vez pensé en patear el tablero, si se que más de una vez pensé "...ma´ si, yo me mando y que se pudra el mercadito!". No se si eso califica como patear el tablero, pero te aseguro que los "efectos" conseguidos siempre han sido importantes, a veces buenos, a veces malos, pero siempre importantes.
Creo que la realidad de mi presente es fruto de haber pensado así en varios aspectos, y la verdad es que no me quejo. Me fue bien. No me morí, tengo laburo, soy sano, me quiere la gente a la que quiero. No es poca cosa.
Che... si esto no es la perfecta combinación entre predestinación y libre albedrio... que coños es?

Un abrazo moquiento

Anónimo dijo...

Eso, mandar todo a la reputísima madre que lo parió, y si se pudre el mercadito, má si!!!!!!!

Uff, graxias, no por ahora, pero el ejercicio mental tá bueno.

Besossssssssss.

anonimo2 dijo...

Patear el tablero tiene un significado distinto dependiendo de la condición del que patea, de la situación en que se dio la "revolución".
En algunos casos representa una elevadísima dosis de coraje, valentía y un "sentir que estoy viva".
En otros casos es de una irresponsabilidad tal que lleva a dudar del equilibrio mental del pateador.
O las dos cosas juntas.
A mí me fascina la primera; me da miedo la consecuente segunda.

Gracias.

Gabriel dijo...

PTT: Hay mucho de "egoísmo" entonces, verdad? Digo, siempre que se habla de "estar bien con uno mismo" los que sienten que pierden la jugada al quedar las fichas del tablero despelotadas, manotean al toque la teoría del egoísmo. Los neutros, en todo caso, vislumbrarán una especie de "amor propio" ejercido.

Kico: De entrada confieso que la frase "que se pudra el mercadito" la tomé de tus propias palabras al bosquejar cierto aspecto de la personalidad de Marisa :P
En cuanto al "yo me mando" así, rápidamente, me da la impresión de no afectar mayormente al entorno como sí parece hacerlo el patear el tablero, ya que no solo descoloca nuestras propias fichas sino también las del otro (iba a poner adversario, tomen nota los freudianos).
Ahora... eso de "soy sano", mmm...
:P

Anónimo1: De nada, qué le puedo cobrar? Ejercite cuanto quiera, nacen muchas cosas del ejercicio mental. Volición, creo que le dicen.
Por qué me parece que a ud. la conozco? Ese "besossss" la deja de regalito con moño y todo. jeje

Anónimo2: "La consecuente segunda": Escalofriante. Muy buena observación, si me permite.

Gracias a todos por aportar!