5 de septiembre de 2005

30 años... mirá vos

-Bueno, vamos a hacer el último tema...
-Hola... hola...
-Ustedes saben... ustedes saben que... hay mucha... hay muchos chicos afuera que están hace mucho tiempo deseando entrar... o sea que les pido, les pido por favor que... o sea, no... vamos a hacer dos temas más... pero después de eso... después de eso... les pido que... que se vayan!... o sea... los amamos muchísimo, nos gustan mucho, pero es así la cosa... Bueno, yo me despido ahora: Chau, chau, chau chau loco, chau chau...





Detrás de las paredes que ayer te han levantado
te ruego que respires todavía.
Apoyo mis espaldas y espero que me abraces
atravesando el muro de mis días.

Y rasguña las piedras, y rasguña las piedras
y rasguña las piedras hasta mí.

Apenas perceptibles, escucho tus palabras
se acercan las bandas de rock and roll,
y sacuden un poco las paredes gastadas
y siento las preguntas de tu voz.

Y rasguña las piedras, y rasguña las piedras
y rasguña las piedras hasta mí.

Y si estoy cansado de gritarte
es que sólo quiero despertarte.
Y por fin veo tus ojos que lloran desde el fondo
y empiezo a amarte con toda mi piel.
Y escarbo hasta abrazarte y me sangran las manos
pero qué libres vamos a crecer!

Y rasguña las piedras, y rasguña las piedras
y rasguña las piedras hasta mí.

Mierda... tenía 7 años entonces, mi tío Daniel cumplía 18, el país estaba por vivir uno de sus peores momentos, mi vida estaba en uno de sus peores momentos, cantaba algunas de sus canciones junto con Daniel y sus amigos... y yo no entendía nada.

Septiembre de 1985... diez años después Daniel y yo nos trepábamos a un escenario y cantábamos Rasguña las piedras entre otras. No nos creíamos Charly y Nito, no. Solo que el sueño no se había terminado para nosotros. No tenemos fotos, no hay grabaciones... solo el recuerdo, la sensación de escuchar nuestras voces amplificadas, los rostros de la gente, el silencio respetuoso, el temblor en las piernas... era la vida que nos llenaba las venas, nos movía las manos sobre los mástiles y nos rebotaba las palabras en los monitores.

Felíz Cumple Daniel!

"Adiós Sui Géneris... que tengan una hermosa vida", decía el presentador... y nadie le daba bola! Qué le van a dar bola! La muerte no existe, carajo!

2 comentarios:

Daniel dijo...

Y bueh, si veinte años no es nada... treinta son algo, lástima que muchos no tuvimos los huevos que se necesitan para voltear a los invasores, y todavía nadie los tiene para enjaularlos, y así estamos, todavía podemos subir a los tablones del salón parroquial y cantar "Rasguña las piedras..." cuando quieras. La muerte no existe, tenés razón, solo muere quien es olvidado, y gracias a Dios todavía sigo vivo y vos también...

Anónimo dijo...

mas que comentar quiero pedir un favor, a Daniel que publico sobre sui generis le queria preguntar si tiene idea de como puedo conseguir el audio de las palabras de charly, gracias...