9 de marzo de 2007

Piques, tréboles, diamantes, corazones




Él baraja las cartas como una meditación
y aquellos con quien juega nunca sospechan.
No juega por el dinero que pueda ganar,
no juega por respeto.

Él baraja las cartas para encontrar una respuesta,
la geometría secreta del azar,
La ley escondida en un probable resultado.
Los números conducen una danza.

Sé que los piques son las espadas de los soldados,
sé que los tréboles son armas de guerra,
sé que los diamantes representan al dinero en estas artes,
pero esa no es la forma de mi corazón.

Hasta ese momento nunca habíamos llegado a pasar siquiera cerca de la charla sobre “cuál sería nuestra canción”. Esa mañana helada de Julio yo atravesaba caminando el desértico estacionamiento del aeropuerto y vos estabas bajando del avión por primera vez a esta ciudad. “Cruza el amor, yo cruzaré los dedos y gracias por venir” fue todo lo que pude decirte por sms. De todas formas, la ansiedad por verte de nuevo tras bufandas y alientos humeantes podía más que mil canciones. La música de tu voz y el ritmo de tu cuerpo era todo lo que quería.

Él podrá jugar el jack de diamantes,
podrá tirar la reina de piques,
podrá disimular un rey en la mano
mientras disuelve su rastro.

Sé que los piques son las espadas de los soldados,
sé que los tréboles son armas de guerra,
sé que los diamantes representan al dinero en estas artes,
pero esa no es la forma de mi corazón.

Recorrimos la ciudad en el auto. Casi no vimos el tránsito, la gente, los muelles, los barcos. Desayunamos en una terraza llena de sol y aire marino, nos volvimos a recorrer con todos los sentidos que estuvieron a nuestro alcance, llegamos a contar cincuenta y ocho.
Y así entre juegos y café, entre gaviotas (¿eran gaviotas realmente?) y besos, volvimos al auto y a buscar un refugio.
Hacía frío, ya lo dije. Afuera.


Y si te dije que te amé
habrás podido pensar que algo no andaba bien.
No soy un hombre de muchos rostros:
la máscara que uso es una sola.

Aquellos que hablan no saben nada
que lo averigüen solos,
Como esos que maldicen su suerte en tantos lugares,
como aquellos que perdieron la suerte.

Y fue en el momento justo, cuando la urgencia saciada de nuestros cuerpos dio paso a las más profundas caricias, al más dulce de los momentos del amor, a la paz luego de la batalla, a los susurros, a las largas miradas en silencio, a explorar tu rostro relajado, las sonrisas imborrables y los ojos húmedos, que del parlantito maltratado del hotel, comenzó a sonar -tímida- la guitarrita de “The Shape of my heart”.
Poco tiene que ver esta canción -lo que dice- con esta historia de enredos y escondidas, pero por algo que no sabemos explicar, la adoptamos definitivamente como nuestra y cada vez que la escuchamos, allí donde estemos, se nos vuelve a erizar la piel, se nos vuelven a humedecer los ojos y a hervir la sangre, volvemos a llamarnos y a tocarnos como nadie ha podido hasta ahora... solo vos y yo.

Sé que los piques son las espadas de los soldados,
sé que los tréboles son armas de guerra,
sé que los diamantes representan al dinero en estas artes,
pero esa no es la forma de mi corazón.


14 comentarios:

Cecilia dijo...

Guau, Gaby, recontra guauuu, guauu!!!

ME ENCANTO!!!

Es una bellezaaaaaaaaaaa!!!!!!

Hay tanta química en este escrito!!!.Es como mágico!!!!

Beso.

Anónimo dijo...

Coincido con cecilia, a lo que agrego: escalofriante, la soñada historia de amor, por algunos realizada, por otros no.
Espero que hayas usado tu memoria mas que tu imaginación.

Sigo anónimo....
ptt

Gabriel dijo...

Ceci: Gracias!
Pero no me ladres :$
Si mezclamos química con magia tenemos... Alquimia!! :D
Aguante Melquíades ;)

Ptt: Si mezclamos memoria más imaginación tenemos... Houston, we have a problem :S
jajajaja

Anónimo dijo...

Cuidado con la reina de corazones, no vaya a ser que exija "que les corten la cabeza".Beacriz

Checha dijo...

La combinación es preciosa, besote Gab!

Flor dijo...

Supongo que habrá sido por lo del "gracias por venir" que todo me llego tanto (a pesar de que no soy muy amiga de Soda)...
Tal vez me trajo recuerdos de un amor a distancia en que la distancia terminó por ganarnos... o por ganarle, porque yo volví a cruzarla una y mil veces aunque parezca que todo el tiempo estuve acá.
Un abrazo grande... como si te conociera hace tiempo.

Gabriel dijo...

Beacriz: Queen Elizabeth ;)

Checha: Sí, sí.. todo lo que quieras pero menos mal que ya no se usa.. :s

Flor: Una vez "salvé" las distancias... y el desarraigo fue más demoledor.
Habrá que amar, pues, acá a la vuelta, como quien dobla la esquina de Pellegrini y Laprida, o baja al río por Tucumán.

Qué lindo abrazo! Se ve que me conoce de hace mucho nomás :D
Beso, niña. :D

Alex dijo...

me encantó

(ansioso de sta fe: estoy leyendo y lo que estoy leyendo...bien de bien)

Erdosain dijo...

Ah bueh, directo al al pedazo de carne que quería tener tranquilo en estos tiempos! Ud. se pasa!

Gabriel dijo...

Ale: Bueno metele!! que toy caminando por las paredes :S

Erdosain: Pasa que con estos últimos aumentos... vos viste ;)

la cigarra dijo...

Tocayo y geminiano igual que yo...no podía ser de otra manera...las sensaciones,los sentimientos dificilmente nos resulten mediocres.Por lo demás, podemos sobrevivir frustrados a todo ( lo digo por tu perfil, que no había leído con atención)
Me emocionaste...para qué más palabras. Sólo, un abrazo

Gabriel dijo...

Pero es feo sobrevivir y encima frustrado...
Nevermind... "ya pasará"
Le retribuyo el abrazo doña, mil gracias, vino justo a tiempo y muy bien :)

Salutes a su gente :)

La Maga dijo...

Primito: no puedo decirte cuanto me gusto pero al mismo tiempo me hizo agujeritos en el corazòn... he desistido de jugar aunque adoro los juegos; generalmente en todos los juegos si no se va a ganar es mejor dejar las fichas en su lugar...

Siga escribiendo asì; que su talento nos sorprende...

¡lo primero es la familia!

Gabriel dijo...

No veo el motivo de los ahujeritos pero bue...
En cuanto a lo de los juegos, me temo que muchos piensan muy distinto, van a saltar -seguro- con eso de que lo que importa es participar y ¿qué querés que te diga? creo que no están tan equivocados.
La clave está en no lastimar pero eso también es subjetivo.
En fin. Mejor me casho ;)
Besote, prima :)